ADOPTANDO EL MEJOR HÁBITO EN 2019

No puedo pensar en una bendición más grande mientras entramos en el Año Nuevo, que Dios crea en nosotros un hambre profunda por Su palabra. Jeremías declaro, “Al encontrarme con tus palabras, yo las devoraba; ellas eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque yo llevo tu nombre, Señor Dios Todopoderoso” (Jeremías 15:16 NTV). El comienzo de un nuevo año siempre ha sido una oportunidad para que las personas establezcan nuevas metas, se alejen de fracasos pasados y desarrollen nuevos hábitos de estilo de vida. Recientemente, nuestro superintendente general Doug Clay nos desafió a hacer de la alfabetización bíblica una prioridad. Creo que el Espíritu Santo ha inspirado esta llamada. La alfabetización bíblica no es solo leer las sagradas escrituras, o escucharlas, sino comprenderlas, obedecerlas y practicar sus mandatos. El salmista dijo, “Enséname, Señor, a seguir tus decretos, y los cumpliré hasta el fin. Dame entendimiento para seguir tu ley, y la cumpliré de todo corazón. Dirígeme por la senda de tus mandamientos, porque en ella encuentro mi solaz. Inclina mi corazón hacia tus estatutos y no hacia las ganancias desmedidas. Aparta mi vista de cosas vanas, dame vida conforme a tu palabra” (Salmos 119:33-37 NTV). Otra versión dice en el versículo 37, “Vivifícame en Tus caminos”.

Sigue leyendo